Buit

Total: 0,00 €

Criminales del copyright. Ley y cultura del sampling en la música digital

Editorial: 
Any edició:
2014
Secció: 
ISBN:
9788494115370
Pàgines: 388
EUR
20,90 €

Las nuevas tecnologías digitales han tenido una enorme repercusión en el mundo de la música. Criminales del copyright es un repaso a la historia reciente del hip-hop y la música electrónica, y un estudio sobre cómo los nuevos usos de creación artística chocan de lleno con las leyes de propiedad intelectual. Músicos y grupos tan conocidos como James Brown, Public Enemy, Beastie Boys, Girl Talk, De la Soul, Pet Shop Boys o Afrika Bambattaa.debaten sobre el sampling, el uso (en principio sin permiso) de un fragmento o una base melódica de una composición musical ya existente para crear un nuevo tema. ¿Saben que The Beatles se niegan a que su música sea empleada en ningún tema de hip-hop? ¿Saben que el batería de James Brown no recibió ni un céntimo por haber creado el inconfundible ritmo del Padrino del Soul? ¿Que, con la ley en la mano, al comprarnos un disco solo tenemos derecho a escucharlo nosotros en privado, ni siquiera a prestarlo a un amigo? A los amantes de la electrónica y el rap les encantará descubrir cómo entendían la creación musical sus artistas admirados, los pioneros, quienes no se planteaban pedir permiso, ni mucho menos pagar por componer nuevos ritmos a partir de melodías de otros. Como dice Dina LaPolt, ejecutiva de la industria discográfica: «existen dos tipos de samples: los caros de cojones y los caros caros de cojones». Se trata, en definitiva de saber quién se lleva la pasta en el mundo de la música.

-RDF CARD-
9788494115370
388
2014

Las nuevas tecnologías digitales han tenido una enorme repercusión en el mundo de la música. Criminales del copyright es un repaso a la historia reciente del hip-hop y la música electrónica, y un estudio sobre cómo los nuevos usos de creación artística chocan de lleno con las leyes de propiedad intelectual. Músicos y grupos tan conocidos como James Brown, Public Enemy, Beastie Boys, Girl Talk, De la Soul, Pet Shop Boys o Afrika Bambattaa.debaten sobre el sampling, el uso (en principio sin permiso) de un fragmento o una base melódica de una composición musical ya existente para crear un nuevo tema. ¿Saben que The Beatles se niegan a que su música sea empleada en ningún tema de hip-hop? ¿Saben que el batería de James Brown no recibió ni un céntimo por haber creado el inconfundible ritmo del Padrino del Soul? ¿Que, con la ley en la mano, al comprarnos un disco solo tenemos derecho a escucharlo nosotros en privado, ni siquiera a prestarlo a un amigo? A los amantes de la electrónica y el rap les encantará descubrir cómo entendían la creación musical sus artistas admirados, los pioneros, quienes no se planteaban pedir permiso, ni mucho menos pagar por componer nuevos ritmos a partir de melodías de otros. Como dice Dina LaPolt, ejecutiva de la industria discográfica: «existen dos tipos de samples: los caros de cojones y los caros caros de cojones». Se trata, en definitiva de saber quién se lleva la pasta en el mundo de la música.