Buit

Total: 0,00 €

[Notes de curs] Materials per a una guerrilla dels cossos

Abre la sesión Pablo M. señalando que "Yo sí sanidad universal somos gente que estamos luchando contra la exclusión sanintaria construyendo sanidad universal desde las estrategias cotidianas". Remarca que muchas veces esos cotidianos están separados por kilómetros de distancia y entonces no siempre se dan oportunidades para poner en común distintos abordajes o iniciativas. 

Yo sí sanidad universal nace hace dos años, con la publicación en abril de 2012 del real decreto ley 16/2012 Para la sostenibilidad del sistema nacional de salud y la mejora de la calidad de sus prestaciones. Título cínico y pomposo porque su cara más visible es la exclusión sanitaria. Exclusión sanitaria que se ha materializado fundamentalmente con la negación de atención sanitaria al colectivo de personas sin permiso de residencia, esta es la cara más visible y aberrante de este real decreto, pero por detrás tiene más caras aún, un cambio fundamental de modelo del sistema sanitario que hemos conocido hasta ahora. Hasta 2012 el sistema sanitario era un sistema de acceso universal. Es decir teníamos a estos servicios médicos y sanitarios por el hecho de ser residentes en el estado español. A partir de abril de 2012 pasamos a un sistema de aseguramiento. Eso qué quiere decir que pasamos a tener derecho en función de si somos personas aseguradas o no. Y dentro de las personas aseguradas de primera y segunda clase. Porque a pesar de que el efecto más visible es que las personas sin permiso de residencia han perdido la tarjeta sanitaria, salvo en una serie de supuestos muy concretos (embarazadas, menores y urgencias), a parte de esta exclusión el real decreto genera otra serie de cambios: aumento en los repagos, hay personas pensionistas ya con problemas de obtener esta atención. Y hay una serie de elementos aún no desarrollados que inciden en este sistema de aseguramiento. Los sitemas sanitarios han quedado divididos en tres carteras: Básica, complementaria y accesoria. Esto no se ha desarrollado todavía pero entendemos que el siguiente paso, cuando se sigan implementando las próximas medidas del real decreto será que las personas vamos a tener una, dos o tres carteras en función de nuestra situación laboral. No olvidemos que cuando se empezaron a implementar las primeras medidas de este real decreto, la idea era que no sólo la exclusión se vinculase a las personas sin permiso de residencia, sino también a aquellas personas mayores de 26 años que no estuvieran cotizando iban a quedar excluidas. Eso parecía muy fuerte y finalmente se echó para atrás su implementación. Pero a pesar de que finalmente sólo las personas sin permiso quedasen en situación de exclusión sanintar, oco a poco  han ido  aumentando el númoerlos colectivos que quedan vinculados a dicha exclusión: por ejemplo los ascendientes reagrupados  después de 2012, que no tienen ni derecho a supuestos de urgencia, las personas que hayan obtenido el permiso de residencia después de abril de 2012 y se queden sin trabajo y sin prestación también pierden el derecho a la atención, las personas que siendo españolas pierdan el empleo y agoten las prestaciones, después de tres meses no pueden tener acceso a la tarjeta sanitario europea y por lo tanto no tendrán acceso a los servicios médicos que podrían tener cuando uno se busca la vida en el extranjero. Es decir hemos pasado de un sistema sanitario en el que todos eramos ciudadanos con derechos a un sistema sanitario con ciudadanos asegurados de una clase o de otra.

Más allá de lo aberrante que puede ser que en el año 2011 en un estado con la calidad de sus profesionales, con la infraestructura y con sus tecnologías esté muriendo gente por no recibir la atención; los argumentos que se dan desde las instancias que han puesto en marcha este real decreto son poco sostenibles. Por ejemplo, se sostiene que no se puede seguir pagando a unas personas que no están cotizando cuando sabemos que desde finales de los años noventa la sanidad no se sufraga con las cotizaciones sociales sino con los impuestos. Desde Yo sí sanidad universal, nos oponemos a este real decreto por una cuestión ética y de defensa de la sanidad universal pero también desde esta lógica de tendría que recibir sanidad la persona que la paga pues hay muchas personas que han estado no sólo cotizando, sino pagando a través del IVA esta sanidad.

En abril de 2012 se publica este decreto y a partir de ahí comienza a organizarse Yo sí, sanidad universal que tiene tres objetivos a largo, medio y corto plazo:

  • A largo plazo se plantea la derogación del real decreto, una sanidad universal avalada por la ley.
  • A medio plazo se plantea visibilizar las consecuencias, los efectos que este reale decreto está teniendo en la salud de todos nosotros.
  • En el corto plazo plantear la necesidad que nadie quedase sin atención, para ello se crean los grupos de acompañamiento.

Este real decreto coloca a los profesionales de la salud a ser los ejecutores de esta exclusión, por ello nos planteamos que si estos profesionales se negaban a excluir y seguían atendiendo pues la ley se quedaría en papel mojado. Al mismo tiempo pensamos que desde vecinos afectados y personas que no somo trabajadoras pero si usuarios y pacientes que podíamos facilitar la labor de los profesionales desobedientes y a la vez el acceso a personas que han quedado excluidas. En este sentido se han montado los grupos de acompañamiento que son personas que conocemos la realidad de los barrios, los hospitales, los colectivos de excluídos y las dinámicas de los centros de salud y hospitales de los barrios. También hay una labor de acompañamiento de personas que están excluídas. También una labor de asesoramiento de estrategias para desobedecer el real decreto (hay vías para seguir atendiendo haciendo una lectura de las excepciones, ejemplo la vía de las urgencias. Y también acompañamos a los profesionales en las prácticas de desobediencia. Un puente entre el derecho a atender y el derecho a ser atendido. El "vamos aprendiendo con la práctica" y el "la salud de uno es la salud de todos" es un poco la filosofía de Yo sí, sanidad universal. 

Cuando este real decreto se aprueba, hay de parte de los profesionales de la salud un fuerte rechazo. Lo han rechazado sociedades médicas, científicas que de hecho objetan porque desde los propios códigos deontológicos se niegan a dejar de atender a una persona por su situación administrativa. Desde las estrategias de los grupos de acompañamiento de Yo sí, veíamos que la desobediencia no tenía que ser sólo un acto de los profesionales más activos, sino que queríamos expandir la desobediencia por todos los centros de salud, por todos los espacios y que se extienda a más profesionales porque la idea no es que se derive a la gente que no tiene tarjeta sanitaria a los médicos que sabríamos que les van a atender porque el sistema sanitario es algo muy complejo, muy burocraitzado y aunque es posible desarrollar atenciones, realizar consultas, entendemos que hay toda una serie de dinámicas que se facilitan mucho si las personas entran dentro de los registros médicos informatizados. Y la batalla es conseguir esa inclusión de los profesionales a través de ampliaciones de una desobediencia más activa en todos los centros de alud y no saturar  los profesionales desobedientes. Y también nos parece importante que la atención se genere dentro del sistema sanitario y el miedo a que se generen redes paralelas que facilite una atención pero que sea una atención de segunda clase. De hecho fue uno de los discursos de gobierno ni bien salió aprobado el real decreto de "ya aparecerán ONGs que solventen esta situación". Es una batalla complicada, ha surgido por ejemplo en Guadalajara donde médicos y Cruz Roja organizaron un dispensario, y Yo sí tuvo una posición beligerante porque lo que pedimos es una inclusión por igual porque si aparece una atención donde el dilema ético desaparece complica el apoyo y la legitimidad de la desobediencia.

Por último, Pablo señala que Yo sí está en un momento donde pretende reforzar el segundo objetivo que era visibilizar los efectos del cambio de modelo. Con motivo del segundo aniversario de la publicación del decreto se hizo un encierro en el Ministerio de Sanidad o ahora mismo se inicia una campaña de videocartas desde personas testigo de lo que está sucediendo se le va diciendo a la señora ministra porque los costes son invisibles y el ministerio y la ministra tienen la perversa postura de seguir insistiendo de que en el estado español la sanidad es universal, pública y gratuita.

"En Catalunya el real decreto se aplicó un mes más tarde con directivas bastantes distintas de entender", señala Marta C. integrante de un grupo de Jo sí sanitat de Catalunya. Ayudó a sortear la situación el surgimiento de la PASUCAT por conocimientos situados como por ejemplo cuestiones como el empadronamiento que ha sido requisito que solicita la Comunidad autónoma para tener derecho al acceso de atención sanitaria. También es característico que en cada barrio tiene una serie de problemáticas específicas y colectivos que hacen autogestión y alianzas con otros agentes del tejido social. Marta va señalando el mapa de personas que dentro de la comunidad autónoma han quedado en situación de exclusión dadas las directivas y que ha costado por un lado entender los motivos y por otro la complejidad de denunciar aún no siendo afectados o afectadas. También señala Marta la necesidad de participar, de implicarse, hablando de cuerpos, señala la importancia de la implicación personal en el conflicto y en las prioridades que se consideren de manera común. Su compañero también integrante de Jo sí sanitat hace un mapa que sirve como puntos fundamentales a la hora de entender la situación de la sanidad en Catalunya: desconocimiento general, miedo, 70% de la gestión del sistema sanitario privatizado, inexistencia de números en relación al gasto farmacéutico de los hospitales y qué medicinas o qué servicios van quedando fuera del sistema. Dado el nuevo modelo de aseguramiento, el Estado puede tomar medidas unilaterales y la ciudadanía no enterarse porque no se comunican y se van recortando o eliminando servicios.

Blanca es miembro de la PASUCAT (Plataforma por una atención sanitaria universal en Catalunya), una plataforma formada por ciudadanas y ciudadanos, integrantes del tercer sector y profesionales sanitarios. A pesar de la instrucción que intentaba dar cobertura sanitaria a la gente que quedaba excluída por el real decreto, sin embargo se empieza a palpar que a lo largo del territorio catalán esto no era así. Señala "empezamos a ver las diferencias entre un centro y otro y a partir de aquí surge la PASUCAT inicialmente como un observatorio para visibilizar casos porque la Consejería de Sanidad los niega y a partir de ahí se amplían las acciones y actividades". Tanto Yo sí como Pasucat nacen al mismo tiempo de manera imbrincada que trabaja incluso en ambos. Señala Blanca la importancia de los grupos de acompañamiento. En la Plataforma hay entidades que conocen del tema y sus conocimientos aportan valor añadido a los grupos de acompañamiento para entender el real decreto y aún más la instrucción catalana.  El poder conocerse permite pensar qué maneras, qué caminos se están dando contra el real decreto y sus consecuencias. 

La Plataforma en Defensa de la Sanitat Pública de Terrassa se ha formado hace muy poco y surge del 15M de Terrassa trabaja sobre visibilizar los efectos de los cambios reales del modelo, el tema de las listas de espera es uno de los puntos centrales que detectamos importante hoy de visibilizar y reclamar porque son muchas veces falsas, el famoso "ya lo llamaremos". Por otro lado, está la cuestión del trasvase y las puertas giratorias de casos de atención hacia la atención privada. En estos casos que detectamos se intenta hacer acompañamiento en la denuncia. Dar el paso a la reclamación es complejo por diversas variables (miedo, mal trato) pese a ser pasos puramente administrativos a través de la hoja de reclamación. Si hubiese una conciencia del reclamo, se podría cambiar el modelo. 

Se abre el debate y empiezan las preguntas que abren una coversación sobre elaboración de mapas armados con información que es puesta en común, herramientas para llegar a visibilizar situaciones e iniciativas comunes para tumbar el modelo que se plantea desde la institución.

 

Notas a cargo de @alxu_

Politica de privacitat | Drupal Commerce adaptat per Communia